Implantes dentales y cuidado

Implantes dentales y cuidado

¿Qué es un implante dental?

Los implantes dentales son pernos o anclajes que se implantan mediante una intervención quirúrgica en la mandíbula y cumplen la función de la raíz del diente original. Una vez fijados los implantes, se colocan dientes artificiales.

Los implantes dentales son caros y conllevan una cantidad importante de trabajo, pero proporcionan una base fuerte y estable para los dientes artificiales, lo cual significa que no se moverán ni se desplazarán en la boca y proporcionarán una sensación muy natural. El problema es que el coste de los implantes dentales es bastante elevado y es posible que las empresas aseguradoras no cubran este coste. Además, para poder realizar un implante es necesario que la mandíbula y las encías estén en buen estado.

¿Cuál es el procedimiento para un implante dental?

El procedimiento para colocar un implante dental conlleva bastante tiempo, según el número de implantes necesario y el trabajo preparatorio previo. En la mayoría de casos se lleva a cabo con anestesia local.

La Asociación Dental Americana [American Dental Association] considera que existen dos tipos de cirugía de implantes dentales seguros.

Los implantes subperiósticos: estos implantes dentales están formados por una estructura metálica que se engancha a la mandíbula por debajo de la línea de las encías. La estructura se va fijando a medida que las encías se recuperan. Una vez curadas, se añaden los pernos a la estructura y, a continuación, el diente artificial.

Implantes endoóseos: esta cirugía de implante dental consiste en implantes metálicos y pernos que se insertan y anclan directamente a la mandíbula en dos intervenciones distintas. Una vez curados, se coloca el implante dental.

Ambos procesos pueden tener una duración total de entre 3 y 6 meses, según el paciente.

Cuidado de los implantes dentales

Su dentista le explicará cómo cuidar de sus implantes dentales pero, básicamente, el cuidado es el mismo que el de los dientes naturales. Es decir, cepillado y uso del hilo dental al menos dos veces al día, uso de enjuague bucal y tener buenos hábitos del cuidado bucal. El tabaco y el consumo excesivo de bebidas azucaradas pueden dañar los dientes y las encías.

Los pacientes con implantes dentales deberán acudir al dentista con mayor frecuencia a fin de mantenerlos limpios y sanos. También se recomiendan visitas frecuentes al higienista dental. Algunos pacientes utilizan cepillos de dientes específicos para implantes dentales.